sábado, septiembre 24, 2005

EL HOMBRE QUE NO SE DEJÓ TUMBAR


"En toda la historia del boxeo, es imposible encontrar una vida comparable a la de James J.Braddoc" -Damon Runyon (1936) "

De Bulldog de North Bergen a Gentleman Jim. El boxeador James Braddock (1905-1974) disfrutó de varios apodos durante su carrera, pero el que mejor resumió sus gestas fue Cinderella Man, el Hombre Cenicienta. Se lo inventó un periodista deportivo porque la vida de este héroe de los desheredados parecía un cuento de hadas.

Braddock conoció el éxito en el cuadrilátero en los años 20 para luego, como millones de estadounidenses, tocar fondo con el desastre bursátil de 1929. Pasó de ganar 8.000 dólares por día a sobrevivir de la caridad para mantener a su esposa y a sus hijos. Se rompió una mano, sufrió un accidente de coche y recibió tantas palizas en el ring que perdió la licencia porque nadie quería verle morir.

Así que cuando su antiguo entrenador le ofreció dejar de mendigar como peón portuario y calzarse los guantes no vaciló. Sólo tenía que aguantar unos asaltos ante John Griffin, pero Braddock acumulaba tanta rabia que le tumbó. Encadenó una pelea victoriosa tras otra ante el fervor de un país que se identificó con uno de los suyos, alguien que supo aprovechar su segunda oportunidad. El colofón de su redención fue el combate con el campeón mundial de los pesos pesados, Max Baer. Las apuestas: 10 a 1 contra Braddock.

Calurosamente recibida en Venecia, 'Cinderella Man' está dirigida por el temible Ron Howard, que al parecer ha rebajado sus instintos sensibleros. Russell Crowe, que ya protagonizo a sus órdenes 'Una mente maravillosa', perdió 23 kilos y recibió entrenamiento personal de Angelo Dundee, el hombre que le enseñó a boxear al mismísimo Mohamed Alí. El actor se preparó como los púgiles de los años 30, a base de ejercicios cardiovasculares y sin tocar las pesas. (Por eso no hay musculos Evo, porque el boxeo no son musculos, es necesario entrenar, pero es más necesario tener humildad y espíritu).

"A veces ves algo en un boxeador y no sabes si es algo cierto".

Impresionante la escena en la película, en la casa vacia, sin muebles, una mesa en el centro...y el representante le suelta esta frase a la mujer de Braddock. No puedes saber si es cierto, porque no es algo tangible, no son musculos...no se puede ver...solo se puede sentir...Es espíritu...Es magia.

James J. Braddock, un amateur de Nueva Jersey conocido por su mortífero gancho derecho se convirtió en profesional. Como muchos otros muchachos de clase obrera, Braddock veía en el boxeo un billete a una vida decente. Era lo único que se le daba bien y durante un tiempo fue uno de los mejores.
Durante los primeros años, su carrera parecía muy prometedora y llegaron a apodarle “el Bulldog de Bergen” por su inquebrantable tenacidad que le llevaba a enfrentarse a los más duros contrincantes. Pero tras sufrir una grave fractura en su mano derecha, su carrera empezó a caer en picado. En 1929 sufrió una derrota aplastante a manos del campeón de los pesos pesados ligeros Tommy Loughran, que le venció en una ronda de 15, desencadenando una racha de mala suerte y estrepitosas derrotas. Braddock nunca volvió a ser el mismo.

El país tampoco. Ese mismo año se produjo el crack de la Bolsa, que perdió el 40% de su valor. A medida que la crisis se iba extendiendo, las familias americanas de todas las clases sociales perdieron sus ahorros, sus negocios, sus hogares y sus granjas. En 1932, uno de cada cuatro norteamericanos estaba en paro.


El país entero estaba conmocionado y muchas familias de clase trabajadora tuvieron que recurrir a la beneficencia. Colas para conseguir comida, colas para conseguir trabajo, colas en centros de caridad... algo que los americanos creían que jamás verían en su propio país se convirtió en una estampa habitual. El más pobre entre los pobres se veía obligado a vivir en los llamados “Hoovervilles”, sombríos barrios de chabolas fabricadas en cartón y hojalata que se ubicaban a las afueras de las grandes ciudades. Estos suburbios se denominaron así "en honor" al Presidente Herbert Hoover, quien antes de perder las elecciones en 1932 ante Franklin Delano Roosevelt, no fue capaz de crear programas de ayuda federal para las familias más necesitadas). Miles y miles de individuos vagaban por el país en busca de cualquier trabajo, sin importar cuan duro, humillante y peligroso fuera. Por primera vez en su historia, desde la llegada de los primeros colonos al país, los americanos conocían de primera mano el significado de las palabras hambre y desnutrición. El número de suicidios entre los hombres que habían perdido su trabajo creció de manera descomunal.

Al igual que muchos banqueros, carniceros, granjeros y obreros, la vida de Jim Braddock comenzó a hacerse trizas. Cuando la comisión local de boxeo le obligó a retirarse tras revocar su licencia, Braddock comenzó a buscar trabajo desesperadamente, aunque no había demasiado donde elegir. Aceptó todo tipo de trabajos infrahumanos, arrastrando sacos o cualquier cosa que saliera. Pero la paga era tan miserable que Braddock tenía que alimentar a una familia de cinco miembros con tan sólo 24$ al mes. Se trataba de una batalla perdida de antemano. Cuando la familia no podía hacer frente a los gastos más básicos -leche, gas y electricidad- Braddock se veía obligado a recurrir a la Beneficencia. Aquello era algo que le hería profundamente en su orgullo, un sentimiento de vergüenza que experimentaron todos aquellos que siempre habían trabajado duro por sacar adelante a sus familias.


Hasta que en 1934, coincidiendo con la promulgación del New Deal de Roosevelt, la suerte de Braddock también comenzó a cambiar. Inesperadamente, le surge la oportunidad de enfrentarse a John “Corn” Griffin aunque Braddock tenía todas las de perder. Pero no fue así. Sus ágiles movimientos y sus puños le condujeron hacia la victoria contra todo pronóstico... en parte gracias a la fortaleza que había adquirido en la mano izquierda cuando trabajaba en los muelles. Poco después, demostrando que no se trataba de un golpe de suerte ocasional, se impuso en una ronda de diez a una de las grandes figuras de los pesos pesados ligeros, John Henry Lewis, que contaba con su propio espacio en el Hall de la Fama. Después, derrotó a Art Lasky, que atravesaba uno de sus mejores momentos tras haber perdido un solo combate de los últimos quince que había disputado: Braddock le despachó en una ronda de quince.


Ante semejantes victorias, Braddock volvió a recuperar la confianza en sí mismo. Cuando empezó a ganar dinero una de las primeras cosas que hizo fue devolver al gobierno la deuda que tenía con la beneficencia pública. Este desinteresado acto de honor le valió a Braddock un nuevo apodo entre sus seguidores, que no dejaban de crecer: “Caballero Jim”. De repente, su fama comenzó a traspasar los límites del cuadrilátero y un buen día le surgió la oportunidad de enfrentarse cara a cara con el campeón de los pesos pesados Max Baer.


Estamos ante la mejor película de Ron Howard, en la que su protagonista se convierte en la esperanza para muchos emigrantes irlandeses de la época, en un héroe para sus hijos y en el campeón del corazón de su esposa. Así, la verdad de la acción y del ambiente basta para dar al filme de Howard una notable importancia. Esta autenticidad es mucho más sensible por cuanto la línea de la película y su clima no pasan ni de un predeterminado pesimismo ni de idealización, que generalmente redundan en demérito de la veracidad de un estudio social. Ni pesimismo ni conformismo, pues, la vida crudamente como es, alegre y radiante, rica en fuertes sentimientos, generosos, exultantes, pero también con la sordidez de cada día, la flaqueza, la brutalidad, la violencia. Todo eso supone un gran valor por parte de los protagonistas de esta vibrante película, realzada por la sólida interpretación de Russell Crowe: un comediante de físico normal, compensado por una incesante y prodigiosa energía, una actitud permanente de reto, una tensión muscular continua y la habilidad sin igual de un manipulador nato.

4 Comments:

Blogger Bulsaron said...

4,80 Euros me costó la entrada del cine...Un precio irrisorio para lo que se me ofreció allí dentro...Para lo que llegue a sentir...

En fnac tienen el libro por 8,08 Euros...

Que gran historia...y que gran película...

1:16 p. m.  
Blogger carlee94cassie said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

2:05 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Toda la informacion que buscas sobre ganar dinero[/b]
Nosotros hemos encontrado la mejor pagina web en internet de como ganar dinero internet. Como fue de utilidad a nosotros, tambien les puede ser de utilidad a ustedes. No son solo formas de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de formas de ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero desde casa[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]

12:36 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Necesitas ganar dinero y no sabes que hacer[/b]
Nosotros hemos encontrado la mejor pagina web en internet de como ganar dinero desde casa. Como nos ha sido de interes para nosotros, tambien les puede ser de utilidad a ustedes. No son solo formas de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de formas de ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]

12:42 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home