lunes, mayo 16, 2005

LIVE THE EXPERIENCE!!!!

¿Habéis tenido alguna vez un momento LIVE THE EXPERIENCE!!!!?
Ha, que no sabéis lo que es??? No os preocupéis, que el tito Evo está aquí para explicárselo a las almas hambrientas de conocimiento.

Un momento LIVE THE EXPERIENCE!!!!, para empezar, es un momento personal. Es posible que alguien en el mundo lo sienta como tu, pero habitualmente son momentos personales. Ese momento suele descubrirse de forma totalmente casual, no se busca, y es distinto a todo a lo que estamos acostumbrados a lo que sería un momento único e interesante. En ese momento, por alguna u otra razón todos tus sentidos se abren, entras en una especie de ascensión sensorial y sentimental donde el mundo parece haber cambiado para ti, durante un pequeño tramo de tiempo, que de hecho suele perderse en el tiempo y en los recuerdo.
Como veo que seguís perdidos os pondré un ejemplo, un momento LIVE THE EXPERIENCE!!!! que tuve hace poco y que explica toda la parrafada filosófica anterior de forma práctica. Allá vá:

Momento LIVE THE EXPERIENCE!!!! by Evo:

"Era uno de esos días, una de esas mañanas, en las que esperando el tren en el apeadero de La Serna intentas despejarte, prepararte para otra extressante jornada de trabajo. Estás intentando que el café que acabas de tomar y el aire fresco de la mañana te despejen, pero en vez de eso el café te revuelve el estóamgo y el aire frío como el sólo, el cruel azote de las mañanas de Noviembre, sólo consigue helarte los poros de la piel. De repente sucede. Algo despierta en tu interior. No sabes si se trata de un efecto alterado de tu capacidad sensorial, del café, una reacción de tu cuerpo a la temperatura... el caso es que tu percepción cambia. De repente sientes una tranquilidad, el tiempo pasa despacio y tus sentidos se aclaran. Al principio cierras los ojos para poder apreciarlo mejor. Un susurro aquí, el sonido de un viandante tomando asiento, otro que carraspea seis metro más allá, las hojas del 20 minutos aspeando mientras alguien las hojea, tu propia respiración... Cuando crees que podrás soportar el resto abres los ojos y lo que puedes ver es un hermoso conunto de pequeños detalles. Eres capaz de verlo todo, aunque nunca llegas a verlo. Una mancha de óxido en el banco metálico que le da un aspecto retro encantador, una pinza en el pelo que de repente se convierte en un elemento ornamentativo más interesante de lo que nunca pensaste, una arruga bajo los ojos que de repente se hace embriagadoramente delicada, el reflejo del sol jugando en los travesaños de las vías, una bolsa de goblins que el viento agita torpe y graciosamente... el mundo se convierte en un placer sensorial. Incluso el tacto: pruebas a meter las manos en los bolsillos del pantalo vaquero para sentir como la textura de los mismos acaricia tu piel, te relames los labios para degustar tu propio sabor dulce aún por el azúcar del café, te apoyas en la pared del fondo para disfrutar de la diferencia de temperatura, de sentir los cambios que se producen a lo largo de la piel de la espalda para adaptarse a la temperatura, disfrutar de un escalofrío... más tarde el tren llega y todo se acaba, pero ese momento del día te marcará y lo afrontarás con mejor ánimo. Día tras día intenté buscar de nuevo ese momento, y aunque algunos días sentía algo parecido, ya no volvería a repetirse con la misma intensidad. Apenas sombras de lo que fué aquel día. Sólo una persona en aquella estación tuvo ese momento único y sólo aquel día..."

8 Comments:

Blogger Bulsaron said...

Pues parece ser que la semilla del desperdicio interesante esta empezando a enraizar solidamente y a empujar la tierra con animo de crecer y florecer.

Así lo certifica el gran artículo con el que nos obsequia Evo en su debut.

Dicho de otra forma mas Ochentera "Me ha molado mucho tu Live The Experience tío", están muy chulos esos detalles del tacto de las manos en los bolsillos, la bolsa de goblins etc...Me gusta la perspectiva de este articulo, creo que habla de algo por lo que tod@s hemos pasado alguna vez. Me gusta también la sugerente foto que acompaña el artículo.

Sin duda estamos presenciando los primeros destellos de una calidad que solo nuestro club puede ofrecer.

Yo también he sentido momentos LIVE THE EXPERIENCIE en mi vida, algunos prefiero reservármelos para mi la verdad pero contare uno que fue corto pero intenso.

En cierta ocasión siendo yo muy pequeño (hablamos de 2,3 años) me desperté en casa y estaba completamente solo, porque mi madre había ido a buscar a mi hermana al colegio

No se muy bien por que pero esa situación de soledad me provoco un pánico tremendo, empecé a llorar y a balancear el parque-cuna donde estaba hasta que hice que volcara conmigo dentro (Quizás ese golpe fuera el comienzo de la enfermedad mental crónica que padezco Xdddd, es una hipótesis posible je je)

Total que sin parar de berrear como un poseído conseguí llegar a la puerta de la entrada y la empecé a golpear con todas mis fuerzas sin parar.

Mi madre no tardaría ni 15 minutos en recoger a mi hermana porque el colegio estaba al lado pero a mi se me hicieron eternos.

Finalmente se abrió la puerta y me tire a abrazar a mi Madre mientras ella supongo que empezaría a preguntarse que narices me ocurría y como había podido llegar hasta allí

No me acuerdo cuales fueron sus comentarios porque por aquel entonces mi comprensión mental carecía de madurez je je pero si recuerdo algo que nunca se me ha olvidado.

Cuando me abraze a ella llorando y respire sentí el mejor olor de toda mi vida, realmente no se como explicarlo porque fue un olor especial, fue un olor que calmo todos mis males y me ofreció toda la paz que andaba buscando.

Esos momentos en los que estuve abrazado a ella respirando ese olor fueron un autentico momento "Live The Experience" La verdad. Me sentí todo lo protegido que no me había sentido antes.

Al principio pensé que fue el olor de la chaqueta, pero luego en posteriores reflexiones me di cuenta que aquel olor no venia de la chaqueta, era por así decirlo "Olor de Madre"

Esta situación que viví la he reflexionado a posteriori porque lógicamente en aquel momento y con aquella edad no tenía yo la madurez suficiente como para interpretar ese momento.

Aun así es curioso porque me ocurrió cuando era un enano y aun habiendo pasado muchos años desde entonces aun recuerdo ese olor de forma clara. Fue algo tan especial para mí que es muy difícil que se vuelva a repetir como dice Evo.

Curiosos nuestros sentimientos. Bueno pues a ver si os animáis y contáis vuestros momentos "Live The Experience" que seguro que son muy interesantes

Os dejo ya no sin antes decirle a Evo que Chapó por su articulo. Club funcionando, abriendo nuevos caminos. ¡Sigamos así!

Un abrazo a tod@s. Bulsaron

5:52 p. m.  
Blogger Marteich said...

Muy buen artículo, Evo ;) :) Yo, más que contaros alguno de mis momento "LTE", os contaré un No-Momento. La verdad es que lo cuento porque me ha pasado hoy y me ha hecho reflexionar... o sentirme algo... extraña. Ahí va:

14:30 h. El metro va lleno. Todo el mundo está a sus cosas, pendiente de su vida, que se escapa entre raíles, camino de alguna parte. De repente, entra una niña con una chica joven. La primera tendrá 7 u 8 años. La chica podría ser su hermana mayor, su tía... desde luego, no parece su madre. Más adelante sabremos que no lo es.
Esta imagen en principio es normal, y lo sería, de no tratarse de una escena un tanto rara: la niña ha entrado obligada por su acompañante, dando voces y con los ojos rojos de tanto llorar. Por supuesto, todo el vagón, ávido de algún entretenimiento que saque el viaje de la acostumbrada monotonía, se vuelve hacia ambas, curioso.
Y no para de llorar. De gritar que no quiere irse de casa. Y llora. Sigue llorando. Estación tras estación. Gritando sólo esas palabras: NO QUIERO, NO QUIERO IRME DE CASA...
Un hombre le intenta ceder su asiento (estúpido intento de contentar a alguien que llora por su hogar). Otro se le acerca a hablarle, le toca suavemente el hombro.
A cada parada, la chica tiene que sujetarla para que no salga del vagón. Su faldita de colores parece hipócritamente alegre, como su coleta, tan perfectamente peinada.
Se acerca mi parada. Hay algo que no va bien, algo que no me convence... algo en mí. Algo raro.
Curiosamente, el atractivo del viaje se baja también. Yo me adelanto: siempre es más rápido andar sola que cuando llevas una personita colgada de la mano. Y al alejarme, también se alejan sus voces y sus lágrimas. A la vez que se aclara mi mente... para descubrir que, en algún momento de mi vida, quizá en sueños, perdí el alma y ya no siento nada.

10:13 p. m.  
Blogger womy said...

Momentos como dice evo e tenido unos cuantos, pero la inmensa mayoria los e olvidado (patinaje de neuronas, mi especialidad)
Si en algun momento os pasa algo asi nunca se os olvidara aunque solo os deje una pequeña señal, siempre se sabe si has tenido alguno
Muy buen articulo evo.

1:14 a. m.  
Blogger Evo [MurderDuck] said...

Bueno chicos, pues ayer, en el curro tuve otro trance sensorial. Tb padezco de bastante insensibilidad emocional, como dice Marta, por eso suelo refugiarme en estos trances sensoriales.

Estaba en el curro, acababa de colgar al cliente y entonces escuché a un compañero dos pasillo más allá, que hablaba demasiado alto. Entonces se me ocurrió comparar su volumen con el resto de murmullo de decenas de operadores hablando por teléfono y entonces pasó, apenas 3 segundos.

Una orquesta, una increíble música relajante compuesta por un oleaje cambiante pero suave de murmullos de operadores y aderezado por los altibajos de aquellos con la voz más fuerte. una ola, una sola corriente que se me llevó por unos segundos...

Y luego se fue, volvió a ser el caos de voces y confusión de aclaraciones sin sentido. Volví a mi trabajo para tratar de ignorarlas...

1:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me pareció muy interesante el artículo, quizás porque me siento identificado con la descripción de aquella sensación que a todos alguna vez en la vida nos debe haber asaltado.
Yo recuerdo puntualmente ningún momento "LTE", pero estoy seguro que los que viví o fueron de madrugada, cuando recién me levantaba y todavía una capa resitual de sueño me hacía ver y sentir el mundo como flotando desde fuera de mi cuerpo, o bien, en situaciones traumáticas, como por ejemplo un momento de tensión, previo a un examen, a una noticia crucial, en una sala de espera, en un funeral. Esos momentos en los que la mente está tan agobiada que se refugia en esos detalles que nos rodean, que están siempre ahí, pero que no los vemos todo el tiempo porque tanta información simplemente desbordaría nuestro cerebro. Un hilo colgando de la manga de un pullover, una mancha en el piso, un mechón de pelo desacomodado, un papelito caído en un rincón, una rayadura en una madera que adopta la forma de una cara o de una figura.
Estoy seguro de haber experimentado esa sensación (que yo llamaría "Experiencia Vivir el Presente")muchas veces. Quizás sea tan fugaz que cuando vuelve todo a la normalidad, uno intenta reflexionar sobre lo que ha pasado, pero al intervenir la parte racional de uno y no poder igualar con el intelecto lo que entró por puros sentidos, tendemos a olvidarlo, o a pensar que fue un síntoma de baja presión, de un mareo, de una distracción, de un deja vu o de tantas otras afecciones de la vida moderna, del stress y del agotamiento.
Saludos.

5:32 p. m.  
Blogger Evo [MurderDuck] said...

Me alegra el tener de posteador al Hermitaño Sociable...

Buenas Noche sy seguid posteando!!!!

12:34 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

No sé que está pasando en este mundo. De pronto mi blog y mi nombre aparece en todas partes.

¿Acaso se avecina el día final? ¿La inversión de los polos? ¿Se caerá el cielo sobre nuestras cabezas como tanto temían los galos de "Asterix"? ¿Quizás la glaciación?...

3:40 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Solo para aclarar a qué me refiero:
http://img274.echo.cx/img274/2209/estadistica3hq.jpg

3:40 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home